SONETOS DEL AMOR OSCURO. Versos desaparecidos de un poeta desaparecido.

El viernes, 31 de enero, el alumnado de 2º de Bachillerato , de 4º E.S.O.  y de 2º Formación Básica del I.E.S. «Sierra de Guara«, junto con sus profesores/as, asistieron  a la representación de los Sonetos del amor oscuro de F. García Lorca, a cargo de Producciones Viridiana.

             En diciembre de 1983, casi cincuenta años después de su escritura, se publicaron por primera vez, en una edición reducida y clandestina, los Sonetos del amor oscuro.  En la representación, hemos  recordado la historia que tienen dichos sonetos hasta el momento de su publicación. El recorrido se hace a través de once personajes/ protagonistas (Rafael Rodríguez Rapún, Iam Gibson, V. Aleixandre,…).  Con cada poema se pretende mostrar una realidad oculta.  ¡El espectáculo nos encanto!.  Os dejamos las OPINIONES  de nuestros/as alumnos/as:

            «De vez en cuando reluce entre el oscuro de la noche un destello de luz que proyecta en las almas sensibles la voz viva de un poeta al que se le intentó callar durante su vida y tras su muerte pero a causa de la fortaleza de las palabras de un hombre que ahondó en lo más profundo de la esencia humana, los versos lorquianos apuñalan la mente de todo lector agudo y retumban en los oídos de todo aquel afortunado que tenga el placer de asistir a una recitación a la altura que se merecen estas letras; tal es el caso del espectáculo al que hemos tenido la suerte de acudir.

            El espectáculo  AMOR OSCURO. Sonetos  dirigido y escrito por Jesús Arbués, que muestra la obra oculta que vio la luz tras permanecer en la inexistencia durante casi cincuenta años tras la muerte de Federico García Lorca, nos acerca el espíritu apasionado, cautivador y enamorado, de un hombre que ante la muerte que lo envolvía y los convencionalismos reinantes que lo maltrataban, intentó amar de la manera más libre y contumaz que pudo.

            La espeluznante actuación que nos brinda Javier García Ortega, la original y acogedora disposición escénica, así como el trabajado guión, hacen disfrutar al espectador de una vorágine constante que a nadie recomiendo dejar de vivir.

           Especial admiración por mi parte hacia  Jesús Arbués por presentarnos,  tras el espectáculo, cuáles son los cimientos del proyecto y con ello  poder captar al igual que en el séptimo arte al verdadero artífice de la obra, el director».

                                                          (Miguel Ángel Martín, 2º de bachillerato ).

            «Esta representación me ha impactado y sorprendido gratamente, ya que no me imaginaba que iba a estar tan conectado con la actuación; al ser una obra de la vida de Lorca, iba con el pensamiento de que sería soporífera. Todo lo contrario: consiguió engancharme desde el minuto uno. La energía que desprendió el actor fue también espectacular. Hizo una interpretación brutal. Se metió en el papel de todos los personajes y logró que el público no despegase su mirada de él»

(Nacho Bellosta, 4º ESO A ).

            «Fue una experiencia muy interesante, primeramente porque estábamos todos sobre el escenario sentados en sillas, creando un pasillo donde actuaba el intérprete, lo cual nos daba una gran sensación de cercanía con los sentimientos que nos quería transmitir. También me impresionó la gran calidad de la actuación, ya que cuando mirabas al intérprete a los ojos parecía que estaba roto de dolor por dentro, representando con exactitud lo que narraban los sonetos. Finalmente, lo que más me impresionó fueron los detalles, como que fuera descalzo o en algunos momentos sin camiseta, porque era para representar el desnudo emocional y físico de una manera similar»

(Eva Jiménez, 4º ESO A ).

            «Sonetos del amor oscuro basada en la obra de Federico García Lorca me pareció fascinante. Pude sentir a la perfección los sentimientos que trataba el actor, Javier García, cada vez que recitaba un poema o interpretaba a personajes  relevantes en la vida del poeta.

            Debo destacar, en primer lugar, la actuación de Javier García. Me sorprendieron la intensidad y lo bien que le hacía llegar al público lo que Lorca trataba de transmitir en sus poemas. Es cierto que el hecho de incluir al público en el escenario, una idea diferente e innovadora, ayudaba a percibir mejor las emociones. También estuvo muy bien la rapidez con la que cambiaba de personaje, tan solo con un complemento.

            No me importaría en absoluto volver a disfrutar de la obra. Una dirección y una actuación impecables.»                                              

                                                                                                       (Fadwa Azzi.  2º Bachillerato) 

            «Me ha parecido un espectáculo muy ameno y bastante original, ya que nunca había visto a una misma persona interpretar tantos personajes. El actor era muy cercano con el público y podías apreciar perfectamente las distintas emociones que sentía en cada momento»

(Marta Cuevas, 4º ESO C ).

«Fue un espectáculo muy impactante positivamente. Esta obra lleva muchísimo trabajo detrás, no solo del director sino también del actor, teniendo que interpretar varios personajes en una sola obra, con cambios de ropa, voz, movimientos… También me gustó mucho la idea de estar cerca del actor encima del escenario»

(Ibra Ladiane, 4º ESO D ).

            «El guion intercalando los once personajes relacionados con F. G. Lorca, con los once sonetos que se habían encontrado nos dejaba entrever la historia poco a poco mientras se transmitía la emoción de los versos que el actor Javier García, entonaba

            La actuación del actor me pareció sobresaliente, pues aunque no buscaba la imitación de los personajes en cuanto a su forma de hablar o comportamiento, sí logró transmitir la esencia de sus sentimientos, de la angustia o el miedo que sufrían al hablar de los versos considerados malditos y prohibidos y de la vergüenza y el silencio que la mera existencia de esas líneas producían en los personajes.

            Los hechos históricos se ordenan de manera que es sencillo seguir la historia viendo el punto de vista de todos los personajes cercanos al protagonista y hacernos una idea de su relación con él.  A esto ayuda el montaje, en el que con cada soneto se reflejaba en la pared con el nombre de un personaje.  Al terminar estos de hablar, la personalidad del actor cambiaba y dejaba paso a un recital de los versos que Lorca dedicaba a su amor secreto. Hemos asistido a la pasión del autor,  la tristeza y la agonía que representaba ese secreto y que le generaba la oposición de la sociedad hacia su condición sexual.»

                                                                                      (Dafne Puértolas.  2º Bachillerato)

   «Cuando la profesora nos propuso esta actividad, para ser honesto, no me hacía especial ilusión asistir, pero ahora que lo he visto no me arrepiento para nada de haber ido. Me ha encantado porque abre los ojos a los espectadores con un tema tan importante como es la orientación sexual»

(Nacho Jiménez, 4º ESO C ).

You may also like...

Deja un comentario